La Madrid de los libros de segunda mano

Cucú… ¡he vuelto! No voy a decirlo muy alto… pero espero, a partir de ahora, publicar al menos una entrada al mes. Septiembre es casi un año nuevo para mí y, unido al otoño que ya se empieza a intuir, suele ser también una época muy fructífera creativamente hablando. Además, tantos meses de parón me han servido para hacer buen acopio de ideas sobre las que hablar por aquí, y creo que ya es hora de ponerlas en marcha.

Si me sigues en Instagram o estás suscrita a la newsletter (que he seguido enviando religiosamente cada último día de mes), seguramente sabrás que en julio estuve un fin de semana en Madrid haciendo ruta de librerías de segunda mano.

Madrid librerías segunda mano

Mi amor por la capital es infinito y se afianza cada vez que vuelvo a recorrer sus callejuelas. Esta fue la primera vez que la vi vestida de verano, y aunque el calor no dio tregua mi hermana y yo disfrutamos a tope de un día y medio de caminatas, fotografías, risas y libros.

Y es que, como te conté en este post, adoro los libros de segunda mano. Prácticamente el 90% de los libros que compro son usados… y tanto mi hermana como yo compartimos esta afición libril: nos encanta perder la noción del tiempo buscando joyitas en librerías de viejo y puestecillos callejeros, así que articulamos nuestro plan de fin de semana en torno a un puñado de librerías que queríamos visitar. Las he recopilado todas en un mapa al que puedes acceder online haciendo clic en el botón de debajo 

Madrid librerías segunda mano mapa
Sobra decir que no pudimos ir a todas (y un par –que he quitado del mapa para no causar confusión– nos las encontramos cerradas a cal y canto). Como nos movimos siempre a pie, inevitablemente algunas librerías quedaban bastante a desmano del recorrido… lo que nos da la excusa perfecta para volver (siempre que voy a Madrid tengo que dejar algo pendiente “para la próxima vez”).

Nuestra ruta empezó por Lavapiés. Fuimos a La Casquería, un pequeño puesto del mercado de San Fernando que vende al peso libros usados. Encontramos novelas bastante actuales en perfecto estado… y lo curioso es que el precio depende de lo que pesa cada libro (con un límite máximo de 8 euros).

En el mismo barrio, estuvimos en Tuuu Librería de la Calle Embajadores (tienen también otro local en la calle Padilla); una librería solidaria que fomenta la economía circular a través del intercambio de libros. Los libros no tienen un precio estipulado, sino que pagas lo que tú consideras. Además, el interior de la librería es precioso. ¡Me encantó!

En Malasaña, obviamente entramos a la archiconocida librería Libros para un mundo mejor; preciosa por fuera y por dentro (¡y con gatica mimosa incluida!) También estuvimos en Taschen –aunque no es de segunda mano– y aluciné con el paraíso de libros de arte, fotografía y diseño que caben en un espacio de tan pocos metros cuadrados. Estaban de rebajas y piqué con dos.

Paseando por el centro encontramos la Re-read de Tirso de Molina (de apertura bastante reciente, creo, porque no la teníamos fichada… pasamos por delante de pura casualidad), que vende libros a precio único de tres euros si compras solo uno, cinco si coges dos y diez euros si coges cinco. La cadena de librerías Tik Books es parecida a la Re-read en cuanto a precios, y también está muy bien (tienen varios locales, uno en la calle Mayor, otro cerca de Gran Vía… y más).

En cuanto a libros al aire libre, no puedo dejar de mencionar la Cuesta de Moyano. Está al lado del Retiro y la llenan un montón de casetas que venden libros usados a distintos precios. Hay TANTO material que puedes tirarte perfectamente dos horas mirando libros, ¡y siempre se encuentra algo interesante!

En el callejón de San Ginés, al lado de la calle Mayor, también la Librería San Ginés saca mesas con libros usados a la calle, pero nos quedamos sin verla porque estaba cerrada cuando pasamos. ¡Otra vez será!

Por último, aunque no sea una librería de segunda mano, fuimos a La Central de Callao. ¡Es una pasada! Merece la pena entrar aunque solo sea por el placer de ver la decoración, el patio y las estanterías abarrotadas de libros. Tiene varias plantas y es enorme. También debo dedicar una "mención especial" a La Casa del Libro de Gran Vía, que, aunque no tiene nada de particular, su zona con asientos y aire acondicionado nos salvó en un par de ocasiones de morir achicharradas de tanto caminar bajo el sol de julio en Madrid.

Las dos librerías de segunda mano que nos pillaban un poco lejos y a las que no fuimos –pero que he dejado marcadas en el mapa– son el Desván del Libro y la Librería Alcaná. En ambas he pedido algún libro por internet (a través de Iberlibro) y me hacía ilusión conocerlas en persona. Las dejo pendientes para otro viaje.


Espero que te haya gustado este post de regreso al blog. Si es así, te agradecería mil que lo compartieras o me dejases un comentario. Y si conoces más librerías de viejo en Madrid, ¡soy toda oídos! Ya estoy haciendo lista para la próxima vez que vaya... porque, como digo siempre, ¡NUNCA se tienen suficientes libros! –y los libros usados siempre llegan a mi estantería con un valor añadido y una historia detrás que, aunque para mí sea desconocida, me encanta imaginar–.

10 comentarios

  1. Tantos años viviendo en Madrid y solo conocía la cuesta de Moyano. Me alegro que hayas disfrutado de la ciudad, además me has dado una idea para un gran plan para uno de mis próximos fines de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohh, ¡espero que disfrutes mucho del plan "libril"! Me encanta Madrid porque es una ciudad en la que puedes encontrar prácticamente cualquier cosa... y MUCHOS libros de segunda mano ^^

      Eliminar
  2. Elena! Que alegría volver a tenerte por aquí! Me ha encantado la entrada y se me han despertado unas ganas enormes de ir a Madrid de ruta libril ♥️ y también de comenzar septiembre en mi blog!
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te haya gustado, Marta! Y sí... ¡vuelve al blog! Tengo muchas ganas de leerte (:

      Eliminar
  3. ¡Qué bien que vuelves!

    Me parece maravilloso esto de planear un viaje temático, sobre todo si el tema en cuestión son los libros de segunda mano. Nunca he hecho nada parecido, pero suena genial. Me apunto la idea para un futuro.

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea inicial no era hacerlo tan temático... pero cuando buscamos cosas que ver y hacer, irremediablemente se nos ocurrió buscar librerías xD También estuvimos en el Retiro y demás, y lo mejor es que como las librerías estaban bastante céntricas aprovechamos también para hacer turismo "tradicional", jajaja.

      Acabo de ver que tu también has vuelto al blog, ¡qué guay! Después del drama del año pasado con tu web se te echaba mucho de menos. ¡Besotes!

      Eliminar
  4. Que recuerdos de cuando vivía en Madrid al leer esta entrada de librerías <3 Libros para un mundo mejor es muy top, ¡y con gatete!. No sabía que habían abierto Re-Read allí, aquí en Valencia hay una a la que intento no ir porque siempre salgo con libros bajo el brazo. Eso sí, me apunto la librería de Taschen para mi próxima visita.
    ¡Un brazo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Re-Read es un peligro... en Zaragoza hay dos: una al lado de la universidad y otra que me coge de camino al trabajo, así que llevo años haciendo esfuerzos por no entrar casi cada día xD ¡Taschen te encantará, seguro!

      ¡Un besote!

      Eliminar

Melituca utiliza cookies propias y de terceros para ayudarte en la navegación. Al entrar en esta web se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.
OK Más información