Pequeños placeres de enero, febrero y marzo

Hacía siglos que no recopilaba por aquí un buen puñado de favoritos… y con lo que me gusta diseñar moodboards, una entrada de este tipo es la excusa perfecta para crear una imagen colorida y bonita. Además, 2021 ha arrancado pisando fuerte, y aunque no he salido de Zaragoza (¡hola, confinamiento perimetral!) la lista de descubrimientos y pequeños placeres que he ido coleccionando estos meses es lo suficientemente amplia como para querer compartirla hoy contigo. Espero que te sirva de inspiración o, al menos, te entretenga leer con qué tontadas he estado obsesionada últimamente.

pequeños placeres favoritos inspiración
 
Aunque suelo hacer un resumen de cada mes en la newsletter mensual, creo que hacerlo por trimestres –y centrándome en lo bueno, que para eso es un post de “placeres”– da una visión más amplia y precisa de cómo marcha el año. Si echo la vista atrás, rebobino al uno de enero y pienso en todas las pequeñas cosas que me han hecho feliz durante este primer trimestre, me quedo con esto:

moodboard pequeños placeres favoritos
1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8

Los paseos junto al río. El confinamiento me enseñó a disfrutar más de los espacios abiertos y de la naturaleza. Vivo muy cerca de un pequeño río que desemboca en el Ebro y le he cogido el gusto a pasear por allí. Aunque no deja de ser plena ciudad, la senda del río está bastante aislada del ruido y del tráfico; es maravilloso recorrer el camino sin escuchar nada más que el murmullo del agua y los pajarillos.

Ver exposiciones. En los últimos tres meses he visto más exposiciones que durante todo el año pasado junto. Si eres de Zaragoza, te recomiendo visitar la exposición de la Colección Telefónica, en la Lonja (es espectacular y está hasta el 11 de abril). Si no, seguro que en tu ciudad hay alguna interesante que se te ha escapado y a la que todavía puedes ir.

Empezar a pintar con gouache y seguir practicando con las acuarelas. En febrero me compré unos tubos de gouache. Aún no he terminado de pillarles el truco, pero todo se andará. Las acuarelas siguen siendo mis grandes aliadas cuando se trata de dar rienda suelta a mi creatividad.

Los ratitos tocando la guitarra y el ukelele. Los últimos discos de Taylor Swift son los culpables de que no suelte la guitarra. ¡Me encanta cómo suenan canciones como “The lakes”, “Seven” o “Champagne problems” en la guitarra acústica y en las cuerdas cantarinas del ukelele!

El solete en la terraza. ¡En marzo dio comienzo la temporada de terraza! Y a pesar de no contar con una terraza enorme, por suerte tengo espacio suficiente para disfrutar del solecito mientras leo un libro o escucho un podcast –aprovecho para recomendarte el podcast “(De eso no se habla)”, mi último gran descubrimiento en este mundillo–.

Los desayunos en la churrería. Mi hermana y yo hemos fichado una churrería de confianza que abre temprano los fines de semana, y salir a desayunar de vez en cuando se está convirtiendo en una maravillosa rutina. Ahora que empiezan a subir las temperaturas quizás cambiemos los churros por helados, ¡ñam!

Las librerías de segunda mano y el mercadillo de antigüedades. Este año estoy leyendo mucho… y las librerías de segunda mano son mi lugar predilecto para seguir añadiendo títulos a mi pila de lecturas pendientes. Además, hace poco he descubierto que en el mercadillo de antigüedades de los domingos también venden muchísimos libros usados y, libros aparte, pasear ojeando viejas cámaras, muebles vintage y antiguas cucharitas de plata me parece tremendamente inspirador.

La nevada Filomena. Ya le dediqué un post entero, pero no podía dejar de incluir en la lista la nevada histórica del pasado enero. Mi mejor fin de semana en lo que llevamos de 2021 lo viví gracias a Filomena, ¡firmaría por repetir esa nevada-de-tres-días una vez al año!

Y a ti… ¿qué pequeñas cosas te han alegrado la vida estos últimos meses?

12 comentarios

  1. Envidia (y de la buena) me da al leer eso de los desayunos en la churrería y las exposiciones. A seguir disfrutando de las vacaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Igualmente, felices vacaciones! Espero que pronto puedas volver a los museos berlineses, ¡a ver si nos da un poco de tregua el maldito virus! ):

      Eliminar
  2. ¡Hola! ^^
    Yo no tengo un río cerca, pero me encantan los paseos por el campo. Ahora me ha entrado antojo de churros con chocolate, que hace un montón de tiempo que no los como ☹️.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún estás a tiempo de desayunar-merendar algún día en la churrería, ¡aprovecha antes de que llegue el calor más horroroso, jajaja! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Qué cantidad de cosas buenas! Yo estoy teniendo un buen año en líneas generales, pero no se me ocurre nada concreto que reseñar. Creo que mi cosa favorita es el café para llevar que me pillo todas las mañanas con mi taza amarilla (mi favoritísima) en la cafetería que hay junto al trabajo. Espero que sigas sumando cosas maravillosas a esa lista durante el resto del año :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué guay ese café en taza amarilla <3 Aunque no lo tenga en mi lista, el café mañanero no deja de ser un favorito, ¡siempre! Un abrazote, Tania.

      Eliminar
  4. ¡Qué envidia poder pasear por un sitio así y tenerlo cerca de casa! Y la terraza también me da mucha envidia.
    Me alegro que estés disfrutando de cosas así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como está el mundo, las pequeñas cosas son una gran vía de escape. ¡Besotes!

      Eliminar
  5. que delicia es la vida con estas pequeñas cosas... beso grande elena!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta ver exposiciones ❤

    ResponderEliminar

Melituca utiliza cookies propias y de terceros para ayudarte en la navegación. Al entrar en esta web se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.
OK Más información