Receta: galletitas de jengibre y canela

Hoy me estreno por aquí como “cocinillas”. Nunca he sido muy fan de estar entre fogones, pero desde que empezó la pandemia mi curiosidad y mis ganas de experimentar en la cocina han crecido de forma exponencial. Pasar más tiempo que nunca entre las cuatro paredes de un hogar invita –sobre todo en época otoñal– a encerrarse en la cocina (o, mejor, a dejar la puerta abierta para que el olorcillo rico invada toda la casa), encender el horno y ver como el calor juega a hacer magia con una masa de ingredientes pastosa.

receta galletas jengibre canela

Hacer galletitas de jengibre y canela no tiene ningún misterio. Mi horno de casi treinta años me trollea muchas veces con los bizcochos, pero sabe hacer galletas… y después de varias horneadas para estrenar todo el arsenal de moldes que tenía por casa (corazones, estrellas, ositos y gatetes), puedo decir que salen siempre buenísimas.

¡Vamos al lío! Estos son los ingredientes que vas a necesitar:

  • 400 gramos de harina (a ojímetro).
  • 130 gramos de azúcar moreno.
  • Un huevo.
  • 200 gramos de mantequilla o margarina.
  • Una cucharadita de canela.
  • Una cucharadita de jengibre.
  • Una pizca de sal.
  • Una pizca de levadura o bicarbonato.
  • Opcional: esencia de vainilla, miel o anís.

Una vez lo tengas todo preparado, ¡es hora de mancharte las manos!

  • PRIMERO: Mezclamos el huevo, el azúcar, la mantequilla-margarina (derretirla antes un poco en el microondas para que se incorpore bien a la mezcla), la canela y el jengibre. Si quieres, también puedes añadir esencia de vainilla, miel o anís (yo suelo echar un chorrito de anís y un poco de miel).

    Utiliza unas varillas –eléctricas o tradicionales– para dejarlo todo bien mezcladito a punto de crema.

  • SEGUNDO: Después añadimos la harina tamizada y las pizquitas de levadura y sal.

    Mezcla todo con las manos o ayudándote de una cuchara. Si la masa queda demasiado pegajosa, añade un poco más de harina. Es importante que la masa no se pegue a los dedos para poder trabajarla bien y dar forma a las galletitas.

  • TERCERO: Precalentamos el horno a 180 grados unos diez minutos. Mientras tanto, ve extendiendo la masa con un rodillo y… ¡a galletear!

    Si te gustan las galletas tiernas por dentro, hazlas más gorditas. Si prefieres que sean crujientes, hazlas finas. (Ojo al rigor científico de esta frase.) Yo las hice gorditas la primera vez, pero las prefiero delgadas (de unos cinco milímetros de grosor cuando están todavía sin hornear)… porque salen más galletas y duran más (;

  • CUARTO: Hornea las galletas durante unos 10 – 15 minutos; a ojímetro y dependiendo de lo gorditas que sean. Cuando veas que se empiezan a dorar, es hora de sacarlas y meter la siguiente bandeja (porque sí, seguramente te saldrán más galletas de las que puedes gestionar en una sola horneada).

receta galletas jengibre canela
receta galletas jengibre canela
receta galletas jengibre canela

¿A que tienen buena pinta? Estas galletas se han convertido en mi receta dulce estrella. Ahora toca seguir experimentando; me gustaría probar a hacer cookies, galletas de crema de cacahuete o pastitas de limón… y si el experimento sale apetecible, quizás te lo cuente por aquí.

Antes de que me preguntes por esos ositos color chocolate que se ven en las fotos: sí, son de chocolate. Separé la masa “normal” en dos y a una de las partes le añadí cacao en polvo. Hice algunos ositos de jengibre, canela y chocolate y otros marmolados (mezclando las dos masas). Estaban todos ricos, pero si tengo que elegir me quedo con la receta tradicional sin chocolate.

PD: ¡No tengo fotos de las galletas de gaticos! 😢


¿Sueles hacer galletas cuando empieza el frío? ¿De qué tipo?

8 comentarios

  1. Ay dios mío, ¡y yo a dieta! jajaja qué hambre me han dado esas galletitas... A mí siempre me encantó la repostería, pero estas galletas nunca las hice, tengo que animarme un día a ver que tal me salen porque tienen una pinta riquísima. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya me contarás qué tal si te animas! Es una receta muy otoñal e incluso navideña (: ¡Un besote, que tengas muy buena semana!

      Eliminar
  2. ¡Qué cucos los ositos! Da pena comérselos *-* Yo no le echaría el jengibre ni el anís porque no me gustan, pero seguro que el resto de la receta está buenísimo, que la pintaza la tienen. Yo no suelo hacer galletas porque, como dices, salen muchísimas y se me hacen demasiadas para mí sola. Pero en realidad me encanta hacerlas porque, entre unas cosas y otras, te tiras una tarde la mar de entretenida. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el jengibre hay que tener cuidadín... la primera vez que las hice me pasé y quedaron bastante picantes, jajaja. ¡Si les echas solo canela también estarán ricas! Es una receta que permite bastantes variantes. Salen un montón; eso es verdad. En casa somos tres, y aun así cuando quedo con amigas suelo llevarles galletas a puñados porque si no en casa "la galletada" dura semanas xD

      ¡Un besote!

      Eliminar
  3. Tienen muy buena pinta. ❤
    ¡Me gusardo la receta!

    ResponderEliminar
  4. Uff vistas así en foto tienen ¡pintaca! pero te diré que, si ya de por sí no soy muy fan del dulce, el jengibre no me mata demasiado así que esta receta no es para mí... Pero oye estaré al tanto si sigues con esta sección de recetas, que aunque tampoco sea muy cocinitas a veces me da la neura y me pongo a hacer alguna cosilla (sencillita Jaja). Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy de cosas sencillas, jajaja, ¡pero no descarto compartir alguna receta más! Si no te gusta el jengibre, puedes omitirlo y echarle solo canela y vainilla... o jugar con el sabor que más te guste ^^ ¡Besotes!

      Eliminar

Melituca utiliza cookies propias y de terceros para ayudarte en la navegación. Al entrar en esta web se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.
OK Más información